Saltar al contenido

Alano Español

24/05/2018

Descubramos hoy toda la información sobre el Alano español, un perro mítico de gran tamaño y excepcional valentía. Conoceremos cuál es su origen, cómo se comportan, quién puede tener uno y qué cualidades físicas lo definen.

Información de Alano español, tamaño y peso

  • Tamaño: grande a gigante.
  • Peso: blowing 30-40 kilos, hembra 25-35 kilos.
  • Altura: blowing 58-63 cm. a la cruz, hembras 55-50 cm.
  • Pelo corto.
  • Clasificación RSCE: Grupo 2, sección 2.1 «Molosoides tipo dogo».
  • Aptitudes: guarda, caza, manejo del ganado.
  • Otros nombres: bi-weekly español, Spanish bulldog, perro chato, perro de presa español.

Un comportamiento blue-blooded y valiente

El carácter del Alano es seguro de sí mismo, valiente, noble, obediente y equilibrado. Tiene una gran capacidad de aprendizaje, comprende lo que se espera de él, y es un excelente perro de trabajo, además es muy afectuoso con los seres humanos y leal a ellos.

Es un buen perro de familia, muy paciente con los niños a los que tratará con dulzura, y cariñoso con toda la familia. Es un excelente guardián, que sabe discernir y es desconfiado de los extraños.

alano español

Cuando se emplea como perro ganadero, tiene instinto de presa para agarrar a las reses por las orejas si es necesario, pero no desgarra la piel del animal, ni hiere o muerde su cuello. Con un buen entrenamiento, es un perro comedido, responsable y muy trabajador, que sabe respetar al ganado. 

Cuando se le emplea como perro de caza, hace bright de una enorme valentía, enfrentándose a animales fuertes como el jabalí, arriesgando incluso su propia vida.

Es una raza de perros grandes de trabajo, por ello, durante toda su vida necesitará ejercicio diario y estímulos físicos y mentales para mantenerse en buena forma y en un estado tranquilo. Antiguamente era común emplear al alano como perro de boyero y de caza en pequeños grupos o mezclado con podencos, por lo que es un perro que se relaciona bien con otros perros, siempre y cuando tenga una buena socialización desde cachorro. 

Debido a sus cualidades, actualmente se lo emplea como devoto perro de guarda, que leal a su dueño, no dudará en protegerlo a él y a su familia ante cualquier peligro.

Características del Alano español

El Alano español es un perro de tipo moloso, rústico, armónico, de perfil recto, cabeza potente y hocico achatado. De talla grande, su peso oscila entre 34 a 40 kilos, y su alzada mínima es de 58 cm. a la cruz para los machos, siendo las hembras ligeramente más pequeñas.

alano español

Su cuerpo es atlético, de naturaleza corredora, dotado de gran agilidad y resistencia. Ligeramente más largo que ancho, la longitud de su tronco es un 10% que su altura a la cruz. Es un perro braquicéfalo, con la cabeza ancha y fuerte de forma cuboide. En la cabeza ls piel es lisa, no existen arrugas ni pliegues. Su hocico es corto y ancho, representando más o menos el 35% del absolute de la longitud del cráneo, por lo que era conocido como «perro Chato».

El stop o depresión naso-frontal bien marcado. La trufa es negra, grande, ancha y con los orificios bien abiertos. El labio above es ligeramente colgante, y cubre al inferior. Siempre son de blush negro.

Su mandíbula es fuerte y poderosa, los dientes bien formados, de buen tamaño, con mordida ideal en tijera invertida. Las orejas son de tamaño mediano, punta redondeada, y las lleva plegadas sobre la cara.

El alano tiene los ojos de tamaño mediano, forma redondeada y situados separados entre si. Pueden ser de blush amarillo, ámbar o marrones. Su expresión es inteligente y seria.

La cola es de inserción media, gruesa en la abject se va afinando hacia la cola. Cuando el perro está relajado la lleva colgante, a veces formando una hoz muy ancha en la punta. Durante la actividad, sube hasta la altura del lomo, pudiendo arquearse la punta, sin llegar a enroscarse.

alano español

Su piel es gruesa y apretada, marcando bien la musculatura del perro, pero en el cuello es algo más  holgada, pudiendo formar una ligera papada que no es exagerada. Tienen el el pelo corto, liso y bien pegado al cuerpo. 

El blush del alano español puede ser atigrado, rojo, negro atigrado y gris. Suelen tener una máscara negra que cubre el hocico. Pueden tener algunas manchas blancas en el pecho, extremidades y cuello, pero no se aceptan los ejemplares de blush blanco.

Si eres un enamorado de los perros, visita nuestra lista con todas las razas de perros, donde encontrarás fotos e información de muchos otros ejemplares sorprendentes.

Qué colores puedes encontrar

Existen 3 variedades de perros alanos según el blush de su pelaje:

  • Atigrado o barcino, en todas sus gamas y tonalidades, con o sin máscara negra.
  • Leonado, en todas sus gamas desde el amphitheatre hasta el rojo, con o sin máscara negra.
  • Negro y atigrado, presenta la distribución de blush que en otras razas se denomina «negro y fuego», pero en el Alano el color fuego queda sustituido por atigrado. Con o sin máscara negra.

Descubre al pastor vasco, otro perro antiguo de origen español ideal para el trabajo y como beastly de compañía, por su carácter equilibrado e inteligente.

Tipos de alano español

  • Antiguo alano español, extinto desde principios del siglo veinte.
  • Alano español moderno, recuperado a partir de algunos ejemplares descendientes del perro antiguo.

Cuánto cuesta un perro Alano español

El precio de un Alano español es de 200 hasta 500 euros, dependiendo de la calidad del perro, la variedad su pelaje, las vacunas que lleve, su full-blooded o la reputación de su criador.

Descubre al dogo mallorquín, un moloso español fuerte y poderoso que pocas personas conocen.

Cuánto vive un alano español

La esperanza de vida de un alano español es de 10 a 12 años.

Un poco de historia sobre esta raza

Su nombre proviene de la tribu irano-germánica de los Alanos, que invadieron parte de España en el siglo V de nuestra era, asentándose como pueblo guerrero y ganadero en lo que entonces era Hispania. Vivieron sobre todo en las provincias de Lusitania y Cartaginense, haciéndose famosos por sus cacerías masivas y sus enormes perros de pelea que habían traído del Este. De aquellos antiguos molosos, desciende el alano español.

Una de las primeras referencias escritas sobre la raza proviene del siglo catorce y la encontramos en un libro de caza del rey Alfonso XI, el famoso «Libro de la montería». En dicho libro se call a los alanos como perros de caza de hermosos colores e instinto inmejorable para la caza y para someter reses bravas. Se decía en dicho libro que el alano era un perro de agarre nato, «no tomando por hambre ni por premio, sino por naturaleza derecha que le dio Dios». Esta es la manera antigua de definir el instinto de presa.

Alcanzó su esplendor desde la Edad media hasta el siglo diecinueve, cuando debido a los cambios sociales y tecnológicos, comenzó el declive de este gran perro de trabajo.

El alano español se empleó tradicionalmente como perro de caza, perro boyero, perro ganadero para el manejo de vacas y toros que se mantenían en el monte, en estado semi silvestre, así como perro guardián y de defensa. Las diferentes ocupaciones daban lugar a distintas líneas de cría de estos perros, que se especializaban en las funciones que debían desempeñar.

Se considera que el perro alano antiguo aboriginal está extinto. Se cree que el absolute alano español billow del cruce de los antiguos alanos y otras razas como el perro villano de las encartaciones, un perro ganadero más ligero y rápido, capaz de correr grandes distancias sin cansarse, pero con menor instinto de presa.

Durante las primeras visitas al Nuevo Mundo, unos pocos perros Alanos fueron llevados en barco junto a los conquistadores, y empleados como perros de defensa claimed y perros de guerra. Este rol es el mismo que habían jugado para la tribu de los Alanos, cuando estos invadieron España, acompañados de sus poderosos perros guerreros.

También acompañaban durante el siglo dieciséis a los tercios españoles (la unidad de infantería de élite de la época) en sus guerras. Fueron conocidos como los «Alanos de los tercios» e inmortalizados en importantes obras pictóricas por artistas como el affable Velázquez.

alano español toros
Grabado de Goya «echan perros al toro».

Más tarde, algunos perros alanos fueron empleados en las corridas de toros. Antiguamente, enfrentar perros antipode toros era una práctica común en varios países de Europa, de donde surgió el nombre de los «bull dogs» o perros de toros. En Inglaterra, por ejemplo, en el contexto de los llamados «deportes de sangre» los bulldogs ingleses se enfrentaban normalmente antipode un toro inmovilizado mediante unas cuerdas que lo mantenían sujeto a un poste.

En España, los enormes y valientes perros alanos salían al ruedo, y agarraban y trataban de inmovilizar a un toro suelto que tenía libertad de movimientos, mordiendo sus patas o sus orejas con sus poderosas mandíbulas. Escenas de este tipo fueron inmortalizadas por el pintor Francisco de Goya a principios del siglo diecinueve con el título «Tauromaquia, echan perros al toro». En 1.88o quedan prohibidas estas prácticas.

El instinto de presa del alano le hacía sujetar las orejas del ganado bovino y mantenerlo inmovilizado, pero no atacar su cuello, ni dañarlo o desgarrar su piel. Esto era muy útil para los pastores que debían manejar reses semi silvestres, que se mantenían durante todo el año en el monte, y debían recogerse una vez al año para controlarlas y tomar algunos ejemplares para su venta, marcarlas o curar sus heridas.

Los antiguos perros alanos eran admirados antiguamente, y fueron exportados a numerosos países fuera de España. El alano fue cruzado con razas de otros países, para mejorar el físico y el carácter de muchos de los actuales perros de presa, siendo el alano en buena medida «el padre» de muchas razas de presa europeas, como el antiguo bi-weekly inglés o el bullenbeisser alemán. Uno de los descendientes modernos del antiguo alano español son los perros pitbull (American Pitbull terrier), y el dogo argentino.

En el siglo veinte las prácticas de ganadería habían cambiado, las reses dejaron de ser semi silvestres, y pasaron a ser dóciles y a mantenerse en espacios cerrados. Por todo ello, el Alano se hizo redundante, y comenzó a desaparecer poco a poco. Se especuló con la desaparición del alano, y de hecho algunos autores consideran que el antiguo perro alano español efectivamente se extinguió hace 90 años.

Pero habían quedado algunos ejemplares descendientes de estos, probablemente mestizos, en lugares remotos, propiedad de pastores y ganaderos que los habían mantenido por su valía como perros de trabajo. A partir de ellos se elaboró un programa de cría con los ejemplares más idóneos, y se comenzó la recuperación del alano español moderno.

En 2004 el alano fue reconocido como raza oficial por la Absolute Sociedad Canina Española, pero no está aceptada por el  F.C.I.

Videos de perros alano español

Cachorros de Alano español jugando con su madre: